29.9.14

¿cómo escoger un libro para un niño según su edad?

Con los libros, exactamente igual que con los juguetes, es importante tener en cuenta la edad del niño o niña. Los intereses y los conflictos son diferentes en función de la edad. Además, el niño o niña deberá estar preparado para comprender la historia y gestionar las emociones que suscita el cuento, por lo que influye también su grado de madurez.


En muchos libros se indica la edad recomendada, algunas veces no indica la edad para entender el texto sino la edad en la que el niño o niña puede leerlo solo. Pero esto son solo recomendaciones, sugerencias, es importante también conocer los gustos del niño o niña ya que suelen ser muy exigentes.


Si el cuento lo va a utilizar el adulto podemos elegir cualquiera de los formatos pero si lo vamos a dejar al alcance del niño o niña buscaremos cuentos resistentes, de tapa dura, con bordes redondeados, plastificados, con dibujos grandes y sencillos con colores. Los cuentos con desplegables y escenas los guardaremos para más adelante, ya que son muy frágiles y el niño puede cortarse. Además los cuentos encuadernados con espiral permiten pasar la página completamente y así los más pequeños no tienen que forzar las tapas.

Hasta los 3 años al niño o niña le interesarán historias relacionadas con su vida cotidiana, con los hábitos y la autonomía. El argumento debe ser sencillo, con poco o ningún texto, con imágenes que llamen su atención y que representen objetos reconocibles y cotidianos.


A esta edad los libros de cuentos les permiten desarrollar el lenguaje siguiendo la trama sencilla y con frases repetitivas.


Entre los 3 y los 5 años, empiezan a interesarse por los cuentos en los que los protagonistas son animales a los que les suceden cosas de humanos. En estos cuentos se reflejan valores sociales y diferentes formas de ser. Los niños y niñas a estas edades necesitan organizar su mundo de manera muy sencilla, lo bueno y lo malo, el listo y el tonto, el rápido y el lento, el grande y el pequeño. Los personajes muestran estos estereotipos.


Si el niño o niña se está iniciando en la lecto-escritura y deseamos poner a su alcance libros que pueda leer él mismo deben ser con letra mayúscula o manuscrita, según lo trabaje en la escuela, y poco texto en cada página.


A partir de los 5 años se pueden introducir historias más fantásticas, cuentos de aventuras donde aparezcan seres mitológicos, en los que el bien y el mal se encuentren encarnados en diferentes personajes y con historias ya más complejas que no sea posible anticipar el desenlace. Es importante que siempre tenga un final feliz para que toda la angustia que se genera en el nudo pueda liberarse en la resolución.


Los cuentos sobre cosas cotidianas, en los que no aparezcan animales o seres fantásticos, deben continuar presentes. En estos, la temática estará relacionada con las circunstancias de la vida de los niños que puedan resultar conflictivas. Permitirán que se reflejen en los personajes, que como ellos y ellas sean niños y niñas que vivan circunstancias similares, de un modo más directo. Esta es una forma más eficaz a través de la cual el menor pueda sentirse comprendido, acompañado e identificado y pueda encontrar soluciones a sus conflictos a través de una interpretación de su propia vida.


A partir de los 10 años los niños y niñas pueden leer novelas sobre personajes de su misma edad o con temas fantásticos, con pocos dibujos y en blanco y negro.

(Este post puede contener enlaces de afiliados, para más información consulta la política del blog al respecto)

No comments:

Post a Comment